¿Realmente se cortó la oreja Van Gogh? ¿Qué pasó esa noche?

Actualizado: feb 24


Cuenta la leyenda que el 23 de diciembre de 1888, mientras vivía en Arlés en Francia, Van Gogh tuvo una discusión con su amigo cercano, el famoso pintor Paul Gauguin y lleno de ira se cortó una oreja, la envolvió en un trapo y se la obsequió a una prostituta a la que tenía mucho cariño. Esta es quizás la versión más conocida de esta casi leyenda, pero, ¿Qué tan real pudo haber sido esto?


Van Gogh, el mítico pintor holandés.

Esta es la historia más popular, esparcida y que ciertamente se daba por verídica, sin embargo, algunos historiadores de alto renombre, como los alemanes Hans Kaufmann y Rita Wildegans, publicaron en en su libro ‘Pacto de silencio’, que Vincent Van Gogh inventó todo para encubrir a su amigo y también pintor Gauguin, y que lo que realmente pasó es que éste habría desprendido el lóbulo del holandés con un golpe de espada durante una acalorada discusión.

Kaufmann y Wildegans, afirman que Vincent Van Gogh se habría tornado muy violento cuando Gauguin, su amigo, le comunicó su decisión de abandonarlo para siempre — a todo esto es importante destacar que los artistas vivían juntos y, se presume, sostenían una relación amorosa—, por lo que el francés, Gauguin, se defendió y, en el intento de amenazar y controlar a Van Gogh, le  golpeó con una espada, mutilando parte de la oreja izquierda de Vincent.


Van Gogh se auto retrato múltiples veces con su famosa oreja mutilada - Imagen de Pixabay

Sin embargo, lo que ocurrió realmente puede aclararse aún más remitiéndose a investigaciones recientes que incluyen a una persona que lo conoció en vida, el doctor Félix Rey. El doctor que trató sus heridas y que logró ser tan amigo de Van Gogh que incluso lo pintó en una de sus obras.


La historiadora Bernadette Murphy fue una de las personas que más quedó sorprendida por las historias alrededor de la vida del pintor, pero que al mismo tiempo se preocupó por indagar sobre lo que realmente pasó esa fatídica noche de Diciembre. Investigó por años, empezando desde la famosa casa amarilla de Van Gogh, musa de muchas de sus famosas obras de arte.


Imagen de Pixabay

Sin embargo, y casi sin querer, descubrió que Van Gogh era una persona de lo más obscura y solitaria, que buscó reflejar su visión des iluminada que acarreaba desde Holanda hasta que llegó a Francia, cambiandola ahí y casi de inmediato por pinturas más coloridas debido al cambio radical de su visión con la gente, los eventos públicos, las flores, la ciudad. Así pues, comenzó una nueva travesía de la mano de la única persona que jamás le abandonó, su hermano Theo.


Theo fue también un exitoso pintor y fue la base económica de Van Gogh por mucho tiempo, así como su apoyo y estímulo emocional.


Pronto Van Gogh se hizo con el estilo que tan famoso le ha hecho, trazos que él mismo describió en cartas para su hermano como:

Pinceladas irregulares que dejo como están. Los resultados son tan perturbadores y molestos que no complacen a las personas con ideas tan preconcebidas como la técnica

Al principio, las pinturas de Van Gogh eran obscuras como su visión del mundo

Ante esta nueva ilusión, ¿Qué llevaría a Van Gogh a mutilarse a el mismo? Aquí es cuando entra nuevamente Gauguin.


Gauguín, además de ser pintor como se mencionó anteriormente, también fue un engreído publicista y banquero. Se encontró con un Van Gogh difícil de tratar y con el autoestima desmoronada, que solo accedió a vivir en el idilio de Vincent dentro de la casa amarilla puesto que Theo le habría pagado.


Tenían diferentes visiones sobre el arte, tanto que incluso Gauguín se había mofado de Vincent al pintarlo dibujando sobre girasoles, hecho que al parecer desató una pequeña riña entre ambos en un bar donde Van Gogh le habría lanzado una copa.


Vincent tuvo solo recuerdos de la riña, ofreciendo disculpas a su querido Gauguin a la mañana siguiente por haberlo ofendido sin motivo.

Van Gogh estaba viviendo una pesadilla. Aquel 23 de Diciembre, además del anuncio de Gauguín de abandonarlo ese mismo día, Vincent habría recibido una carta de su hermano Theo anunciandole sobre su boda. Esto le ocasionaría una extrema tristeza y celos que lo abrumaron y llevarón a creer que perdería a su mejor amigo y apoyo financiero, su hermano.


Vincent habría sufrido mucho aquella noche - Imagen de Pixabay

Esta misma noche, Van Gogh habría citado a Gauguin un pasaje bíblico en donde Jesús es entregado por Judas y Pedro le corta una oreja a Malchus.


Gauguín aterrado por la cita decidió pasar la noche en un hotel, con la esperanza de que Vincent aclarara su mente, sin embargo esto sólo desembocaría en la mítica noche.


La noche tan sangrienta y conocida de todos estos actos, habría culminado con Vincent frente al espejo como muchas otras veces al auto retratarse, pero esta vez con una navaja deslizándose sobre su piel y cortando su oreja y a su vez una arteria.

Posteriormente con Van Gogh visitando a su amiga Gaby, identificada erróneamente como una prostituta llamada Rachel -a quien habría conocido al ser ella parte del personal de limpieza de los lugares que frecuentaba Van Gogh, incluido un burdel, no siendo ella misma una prostituta como comúnmente se conoce- y entregando la oreja envuelta en un pañuelo para ella misma desmayarse al descubrir tan exótico regalo y él volviendo a casa para ser despertado horas después por la policía.


Van Gogh frecuentaba tabernas y burdeles y a menudo pintaba lo que veia - Imagen de Pixabay

Bernadette, la historiadora, indagó todos estos sucesos hasta encontrar, por mera casualidad, un artículo en donde se le reclamaba a Irving Stone, escritor de la película "Ser de vivir", que narra los sufrimientos del pintor, que Van Gogh había solo cercenado su lóbulo, no la oreja entera como se mostraba en la cinta. Sin embargo, Irving Stone documentó que se habría basado en el diagrama médico del anteriormente citado (y pieza clave) doctor Rey Félix.


Fue así como la historiadora se puso en contacto con David Kessler, encargado del archivo de Berkeley, California, en donde se resguarda el archivo de Irving Stone. Después de una serie de correos, David le hizo llegar a Bernadette el diagrama firmado y fechado concordante que incluía un antes y después de la mismísima oreja de Van Gogh, certificada por su tratante y amigo, el doctor Rey.


Foto del antes, que ilustra como habria cortado Van Gogh su oreja por la linea punteada. - Imagen de BBC
Estoy feliz de proporcionar la información que necesitas sobre mi infeliz amigo Van Gogh. Por favor, glorifica el genio de éste notable pintor. Cordialmente, Dr Rey.
Asi quedo la oreja. Solo el lóbulo, según el Doctor Rey. - Imagen de BBC

Bernadette entregó la documentación al museo Van Gogh, haciendo constar y validar su maravilloso hallazgo, pero también desentrañando algo tan perturbador como el mismo acto atroz de auto cercenarse: Vincent Van Gogh estaba solo, desesperado y profundamente adolorido.

Era un ser sintiente, de carne y hueso, que 18 meses después pondría fin a su propia vida. Se rodeaba solo de pinturas increíbles que no podía vender ante el poco entendimiento de su obra, que al final sería parte del futuro del arte. Ocultó su cráneo ensangrentado bajo un sombrero y fue a un burdel a entregar, en un acto de caridad enloquecido, lo que quedó de su oreja a su única amiga restante. Dos personas reales encontrándose aquella noche para hacer realidad un mito triste, morboso y sangriento, pero brillante al final.


Van Gogh estuvo siempre rodeado de soledad y obscuridad - Imagen de Pixabay

Van Gogh fue enterrado junto a su hermano Theo después de su suicidio, aunque algunos creen que fue un asesinato, pero esa es una historia para otro día.


Tumba de Van Gogh junto a su hermano Teo - Imagen de Pixabay

¿Qué te pareció el articulo? ¿Conocías esta historia? Cuéntanos en los comentarios, pero antes, ¡No podemos cerrar esta entrada sin recordar una de las obras más maravillosas, y quizás obra maestra, de éste increíble pintor!


La noche estrellada - Van Gogh

Ay! Frida.

151 vistas

2018 - Ay! Frida - Expande tu mente

Creado con amor.

contacto@ayfrida.com

Todas las fotos son de autoria propia, o sin derechos, obtenidas mediante bancos públicos de imágenes. Créditos siempre a los respectivos fotógrafos/sitios.